¿Soy candidato para una cavitación?

¿Soy candidato para una cavitación?

Bajar de peso tonificando a la vez la piel, es una de las grandes ventajas que ofrece la cavitación como tratamiento no invasivo para combatir el exceso de grasa en el cuerpo, a comparación de métodos quirúrgicos como la abdominoplastia, con la que se retira tejido adiposo de forma abrupta provocando flacidez cutánea.

Sin embargo, aun siendo un procedimiento de muy bajo riesgo y comprobada eficacia, no todas las personas son candidatas a él, puesto que para su realización se aplican ondas de ultrasonido en zonas corporales con celulitis y acumulaciones de grasa en general.

A continuación, enumeramos los casos en que no debe someterse a alguien a una cavitación ultrasónica:

  • Enfermedad cardiovascular: dado que al aplicar este tratamiento se eleva la temperatura corporal, en personas con esta afección existe el riesgo de causar aumento de la presión arterial e incremento de niveles séricos de lípidos, triglicéridos y colesterol.
  • Antecedentes de hipercolesterolemia, hiperlipidemia o hipertrigliceridemia: al igual que en el contexto anterior, los niveles de lípidos en la sangre de personas con estas condiciones preexistentes pueden elevarse peligrosamente.
  • Vértigo y alteraciones auditivas: individuos con estos padecimientos previos podrían verse afectados por las ondas sonoras del tratamiento de cavitación, agravando su susceptibilidad al vértigo.
  • Epilepsia: el sonido agudo emitido por los aparatos de cavitación puede desencadenar un episodio de este tipo.
  • Cáncer: como regla oncológica, este tipo de técnicas no pueden efectuarse en pacientes con cáncer o con menos de cinco años de haber concluido su tratamiento.
  • Enfermedad autoinmune: artritis reumatoide, lupus y celiaquía, son algunos tipos de esta enfermedad que podrían exacerbarse por la aplicación de cavitación ultrasónica.
  • Diabetes: la posibilidad de aumento de lípidos en el torrente sanguíneo y la naturaleza autoinmune del tipo I de este padecimiento, hacen que la cavitación esté contraindicada a esta afección.
  • Recuperación postoperatoria, prótesis y aditamentos médicos: personas que fueron intervenidas quirúrgicamente y presentan heridas en piel u órganos internos, deben esperar al menos seis meses antes de poder hacerse este tratamiento. De igual manera, portadores de implantes metálicos o dispositivos como el marcapasos y el DIU, quedan descartados.
  • Embarazo y lactancia: se considera un riesgo potencial para el feto o las glándulas mamarias.
  • Obesidad mórbida: las condiciones de salud subyacentes en personas por encima de un rango de entre el 25% y 35 % del índice de masa corporal hacen que no sean candidatas.

promoción cavitación

Estos son sólo algunos factores que usualmente evalúa un especialista a la hora de sugerir un tratamiento de cavitación para bajar de peso, ya que él será quien en última instancia determine si las condiciones preexistentes son un verdadero impedimento para su realización o no, como puede suceder incluso en otros escenarios en gente con tatuajes, antecedentes de hipertiroidismo, susceptibilidad cutánea, infecciones, etcétera.

En Body Sanctuary sabemos la importancia de contar con personal calificado y aparatología de alta calidad para ayudarte a bajar de peso de forma segura y no invasiva en CDMX. Contamos con equipo europeo de última generación para ofrecer una amplia gama de tratamientos aptos para cada situación en específico. Agenda hoy tu cita de evaluación sin costo y descubre la mejor opción para tener una buena figura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

©️ 2020 Body Sanctuary - Todos los derechos reservados